A veces la realidad supera la ficción y en ocasiones se mezclan como si fuera un sueño. El Château de la Colle Noire es una prueba de ello. Christian Dior eligió este lugar para que fuera su casa, su inspiración y refugio. Rodeado de flores y en mitad de las colinas cerca de Grasse, cada estancia del castillo fue decorada por el diseñador y está llena de magia, simbolismo y detalles increíbles. Mención especial a la estrella sobre su cama…